Saltar al contenido principal

El mes de agosto cierra sus días con el aniversario número 142 del nacimiento de María Montessori, una mujer íntegra y sumamente innovadora con firmes convicciones que sostuvo sin importar a quién tendría que enfrentarse.

Desde la Biblioteca Nacional de Maestros se recuerda a María Montessori (31 de agosto de 1870 – 6 de mayo 1952) como la iniciadora del movimiento mundial de descubrimiento del niño, creadora del método Montessori, primera mujer italiana doctorada en medicina, dirigió una escuela para oligofrénicos (deficiencia mental) y dio cursos sobre antropología pedagógica  entre tantas otras actividades.

En aquellos tiempos Montessori afirmó que la pedagogía necesitaba como base indispensable de  la psicología, con antecedentes teóricos en Rousseau y en Herbart, así también como la afirmación que “los adelantos observados en la educación de los niños deficientes podían aplicarse, con los recursos científicos adecuados, a los niños normales.”

Fue creadora de la Casa dei Bambini (Casas de los Niños), nombre inventado por su amiga Olga Lodi, que se multiplicaron con el tiempo. “La inscripción de los niños se hacía bajo un reglamento que acercaba a los padres a la institución y los comprometía a colaborar en la mejor formación del niño”. El reglamento cuenta con puntos que hoy invitan a la reflexión sobre la pedagogía a través del tiempo, por ello lo compartimos a modo de cierre del recordatorio de una mujer que hizo escuela.

“Los padres no pagarán cuota alguna: se les impone, no obstante, las siguientes obligaciones:

a) Mandar los niños a clase a la hora fijada, limpios el cuerpo y el vestido; todos deben llevar el delantal de la escuela.

b) Manifestar el mayor respeto por la directora y por todas las personas que forman parte de la Casa dei Bambini, y ayudar a la directora en su obra de educación. Por lo menos una vez por semana, podrán las madres hablar con la Directora, para darle cuenta del comportamiento de sus hijos en la casa, para enterarse de lo que hacen en la escuela y para recibir consejos para el mayor bien de los niños.”

 

Fuentes consultadas:

– Paew, M. de El método Montessori: tal como se aplica en las ‘Casas de los Niños’, expuesto y comentado para el magisterio y para las madres. Madrid: Ediciones de la Lectura. Disponible en la Biblioteca Nacional de Maestros solo para investigadores.

– Montessori, María e Juan Palau Vera. El método de la pedagogía científica: aplicado a la educación de la infancia en las ‘Case dei Bambini’ [Casa de los Niños]. Barcelona: Araluce. Disponible en la Biblioteca Nacional de Maestros solo para investigadores.

– Orem, R.C. La teoría y el método Montessori en la actualidad. Buenos Aires: Paidós, 1974. Disponible en la Sala de Lectura de la Biblioteca Nacional de Maestros.

– Montessori, María. El método Montessori y la educación, En: Ideas pedagógicas del siglo XX. Buenos Aires : Losada, 1992. Disponible en la Sala de Lectura de la Biblioteca Nacional de Maestros.

– Pla Molins, María. María Montessori: el método de la pedagogía científica En: El legado pedagógico del siglo XX para la escuela del siglo XXI. Barcelona: Graó, 2001. Disponible en la Sala de Lectura de la Biblioteca Nacional de Maestros.

Un pensamiento en “Modelo Montessori”

  1. Espectacular sistema educativo para recuperar lo que nuestros niños nunca deben perder.; su capacidad creativa, motivadora y las variables ganas de aprender. El legado pedagógico Montessori debemos insertarlo en escuelas de esta provincia, públicas o privadas, con las herramientas necesarias que le dan miles de oportunidades a nuestros hijos, nuestros alumnos.

    Dora Lucía Torres

Comentá esta noticia

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *