Saltar al contenido principal

Placa recordatoria que la Asociación de Escritores Argentinos (ADEA) colocó -en 1949- en homenaje al poeta Leopoldo Lugones,

Nos acercamos a la celebración del 150 aniversario de la fundación de la BNM. Por este motivo bien vale recordar aquellos momentos inaugurales de nuestra biblioteca.

Mientras ejercía la presidencia de la Nación Domingo Faustino Sarmiento y bajo la actuación del ministro de Justicia e Instrucción Pública, Nicolás Avellaneda, se impulsó la creación de “una nueva oficina que la Ley de Presupuesto ha establecido en el Departamento de Instrucción Pública, con la designación de Biblioteca y Reparto de Libros”.

Mediante la promulgación del decreto N.º 7779, de 1870, se designó como director a Clodomiro Quiroga y la Biblioteca fue instalada en una dependencia del Ministerio de Justicia e Instrucción Pública, ubicado dentro de la sede de la Casa de Gobierno.

Documentos manuscritos e impresos, y otros valiosos objetos, se irán presentando periódicamente en esta sección para rememorar los jalones que marcaron la evolución y la historia de la BNM que ha participado en tres siglos de la vida argentina.

Hoy nos toca poner en valor un objeto que se encuentra en la Sala de Lectura: una placa recordatoria que la Asociación de Escritores Argentinos (ADEA) colocó -en 1949- en homenaje al poeta Leopoldo Lugones, quien fuera uno de los directores de la BNM.

Esta placa es la más antigua que poseemos y este año se cumplen 70 años de este acto. Cuando ADEA contaba como secretario general al escritor argentino Manuel Alcobre, decide celebrar el Día del Escritor tributándole un homenaje al gran poeta que marcó a fuego la literatura argentina. Esta placa que presentamos testimonia aquella celebración y nos permite marcar un eje en el devenir institucional de la BNM.