Saltar al contenido principal

En el marco de la Noche de los Museos se abrieron las puertas del Palacio Sarmiento a toda la comunidad, este año  la  Biblioteca Nacional de Maestros inauguró su espacio de arte con la muestra de Sonia Etchart.    Para la institución es un privilegio poder contar con las obras de tan notable artista plástica en la BNM que abre su espacio para muchas exposiciones a futuro, de esta forma se da lugar a una  nueva etapa donde distintos artistas plásticos le pondrán color al histórico pasillo central de la biblioteca. Sonnia Etchart descubrió su pasión por la pintura de muy pequeña cuando tenía que buscar algo para entretenerse en las horas de insomnio. Siempre ligada y rodeada por la naturaleza supo plasmarlo en sus obras, en un principio desde las propuestas costumbristas con personas y animales hasta llegar a las forestas, que si bien no representan  un lugar fijo la llevaron a recorrer el mundo para exponer su arte, sus árboles.

En la selección de obras que se presentan hasta los últimos días del mes de noviembre en la BNM se pueden ver sus árboles de pomposas copas como también los más despojados que representan a la época de poda donde solo se aprecian los troncos, líneas limpias y puras que hoy se pueden ver como la síntesis de su recorrido. Se destacan los fondos intensos, rojos, azules cobalto, cyan y ultramar y por delante los árboles llenos de vitalidad y energía que invitan al espectador a completar la experiencia sensorial.

Ante las obras se puede pasar por distintas experiencias pero lo que no se puede de ninguna manera es ser indiferente, porque Etchart desde sus propuesta interpela al visitante con la tranquilidad de una foresta que con el paso de los minutos inquieta, con un árbol que parece ser un refugio en medio del ritmo saturado de la ciudad, una imagen selvática  que invita al silencio contemplativo, árboles que hablan, árboles que abrazan, paisajes que permiten viajar con la imaginación, explosiones de color que activan y ponen en movimiento al más apático de los espectadores… un mundo sumamente complejo que se presenta de una manera aparentemente simple. Con lo simple de todo aquello que se hace con amor y con lo complejo que aporta la mente humana. Etchart nos permite recorrer parte de su obra y descubrirla en capas, al tiempo que se ratifica lo que dijo hace unos años en una entrevista: “La inmortalidad de los seres a través de su propio arte”. Sin duda alguna, a través de sus paisajes hace tiempo que Etchart ya es inmortal.

Una artista que nos permite ver que su  mayor motivación es la vida misma y eso se  refleja  en cada una de sus obras, en la trama, en los colores, en las formas, en lo simbólico que se completa siempre con la mirada del otro, ese otro que se detiene frente a la obra para conectar y descubrir las sensaciones que le despierta cada una de las propuestas de Sonia Etchart,  conocida como la pintora de los árboles.

Para los que quieran conocer un poco más de esta artista plástica argentina hoy radicada en Chile los invitamos a visitar su web: Sonia Etchart.

 

Una de las obras de gran formato de Etchart que se puede ver en la BNM.

 

En la foto, vista del pasillo de la BNM con las coloridas obras de Sonia Etchart.

 

 

Intensos colores sorprenden al público en el recorrido propuesto por la artista plástica argentina.

 

 

 

Comentá esta noticia

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.