Saltar al contenido principal

Recordamos a Lola Mora

lolamora1

En esta oportunidad desde la Biblioteca Nacional de Maestros recordamos a la primera escultora argentina, Dolores Candelaria Mora Vega de Hernández, conocida como Lola Mora.

La artista nació el 17 de noviembre de 1866 en El Tala, Departamento La Candelaria (Salta) y falleció el 7 de junio de 1936. Se formó en el Colegio del Huerto y en el Colegio Nacional tucumano. Siempre estudió y uno de sus maestros fue Santiago Falcucci, profesor de pintura formado en las aulas napolitanas, quien con el tiempo le allanó el camino a Lola cuando quedó huérfana. En el año 1891 en el transcurso de una semana mueren sus padres, lo cual implicó entre otras cosas que suspenda sus estudios. La vida para la escultora no fue cómoda ni fácil, siempre debió luchar contra los prejuicios de la época.

En su permanente búsqueda Lola Mora se dedica a los retratos, participa de muestras y recrea a las personalidades del momento. En esta etapa obtuvo una beca  gestionada por el gobernador Aráoz, el ministro de Soldatti y el diputado tucumano Próspero Mena para su perfeccionamiento en Italia. Previo a su destino en europa pasó por Buenos Aires donde se encontró con tres tendencias estéticas: el neoclasicismo, el romanticismo y el realismo; de ellos saldría el lenguaje predominante en el espíritu artístico de Mora.lolamora

Hasta que al fin Lola llegó a Italia para estudiar con Michetti y su primer encuentro con él nos dice mucho de la personalidad de los dos:
“Llegué a casa del hombre terrible, nerviosa, violenta, pero resuelta, ” confesaba años más tarde. Las lágrimas a punto de saltar de mis ojos. Maestro -le dije- soy Lola Mora; perdóneme usted que me presente así después de sus negativas, pero he cruzado los mares atraída por su nombre y por su fama, y vengo a estudiar y aprender de usted.
-Es que no quiero discípulos.
-Mejor; así seré la única.
-La recomendaré a un amigo mío y usted ganará en el cambio.
-No; con usted, o regreso inmediatamente a Buenos Aires y rechazo la pensión.
-¿Es usted argentina?
– Sí, lo soy.
Y una lágrima que no pude contener arrastró otras consigo.
Entonces Michetti, conmovido y admirado, me dijo:
-Si usted tiene para el arte tanta firmeza, voluntad y decisión como indican sus palabras, será usted una artista completa. Pues, bien: acepto, haciendo la primera excepción a mi regla. Una sola condición impongo: si en dos meses no sabe usted comprenderme e interpretarme, aceptará usted otro maestro. Hasta Mañana”
(Tomado de la biografía de Lola Mora escrita por Oscar Félix Haedo que pueden consultar en la BNM)

Las obras de Lola Mora se encuentran en distintos puntos del país, algunas de las más representativas son: la Fuente de las Nereidas que recorrió varios lugares hasta quedar emplazada en el ingreso de la Reserva Ecológica Costanera Sur en Buenos Aires. El monumento a Avellaneda en el partido del mismo nombre; La Paz, El Comercio, La Libertad, los leones  y La Justicia que se encuentran en la provincia de Jujuy; el monumento a Laprida en la provincia de San Juan; el busto de Luis Sáenz Peña en la Casa de Gobierno de la Capital Federal, el monumento a la figura de Alberdi en Tucuman, el monumento al general Alvear que se encuentra en Corrientes y el monumento a Fragueiro que se encuentra en la provincia de Córdoba entre tantas otras obras de la artista.

Oscar Félix Haedo en su libro hace referencia al gusto de Lola por la música,  a sus conocimientos y a su coquetería femenina, lo compartimos:  “Espíritu cultivado en todas las artes -entre ellas la música- en el Colegio del Huerto tucumano, Lola Mora tenía un piano Pleyel en su estudio del Congreso, con el que solía deleitar a sus visitantes, ejecutando en más de una oportunidad el Claro de luna de Beethoven o canciones norteñas; una fotografía de dicha época la muestra junto al piano, mientras otra la exhibe posando ante una de las entradas del edificio parlamentario vestida a la moda y exquisitamente femenina.”

En la primera imagen que ilustra la nota la podemos ver a la artista tocando el pieno en cuestión y en las dos imágenes se nota la elegancia femenina que lucía en momentos sociales, que contrasta con el atuendo de trabajo que usaba.

Los invitamos a consultar el material disponible en la BNM sobre esta gran artista haciendo click aquí.

Foto: Tomada del Portal informativo de Salta.

Comentá esta noticia

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.