Saltar al contenido principal

Historia y bibliotecas: Biblioteca Nacional de Venezuela

Si bien el primer paso para crear la Biblioteca Nacional surgió en 1810 cuando Venezuela aún era la Capitanía General de Venezuela y dependía de España, tuvieron que pasar muchos años para que se concretara el proyecto.  Como ocurre en la mayoría de las historias de la creación de las bibliotecas de nuestro continente, la Biblioteca de Venezuela no fue una excepción y su origen y creación coincidió con su historia, la lucha por su independencia y su consolidación como república.

En Caracas se divulgó un documento impreso que data de 1810, cuyo autoría se le atribuye a Juan Germán Roscio, en el cual establece la necesidad de crear una biblioteca pública para difundir los ideales de la ilustración y de los movimientos independentistas que tenían los patriotas, deseando que llegaran también a todo el pueblo. Pero lamentablemente, las guerras de la independencia postergaron la concreción del proyecto de Roscio.

El 4 de junio de 1814, hubo un nuevo intento por parte Simón Bolívar quien impartió directivas precisas para la creación de una biblioteca pública en Caracas. La colección se conformaría con materiales depositados en despachos y oficinas gubernamentales, obras que habían pertenecido a los exiliados realistas, libros prohibidos por la Inquisición y donaciones privadas; además designó a una persona específica, el patriota Carlos Arévalo, para que se encargara de la recopilación de dichos fondos.Nuevamente esta tarea quedó inconclusa por nuevos ataques de tropas realistas.  Casi dos décadas más tarde, durante la presidencia de José Antonio Páez, el Ministro del Interior y Justicia Antonio Guzmán elaboró el decreto del 13 de julio de 1833 por el cual estableció la creación de la Biblioteca Nacional de Venezuela. El decreto también dispuso que la mayor parte de las bibliotecas de Venezuela formarían parte de la Biblioteca Nacional: librerías y archivos de los extinguidos conventos, colecciones de las universidades y colegios actuales y futuros, los libros que ya habían sido reunidos por Arévalo en 1814, y los que en adelante se adquirieran para la Biblioteca.  La misión de la flamante institución se centró en dos aspectos fundamentales: constituirse como centro de consulta  e información para el buen desempeño de los funcionarios del gobierno, y brindar acceso a todos los ciudadanos para contribuir y mejorar su educación.

Finalmente, y a pesar de las adversidades, se cumplió la idea fundamental plasmada en Pensamiento sobre una biblioteca pública en Caracas de Juan Germán Roscio: “Todos los ciudadanos, sin distinción de clases, tendrán derecho a concurrir a leer a la Biblioteca…”.

Bibliografía consultada

  • Biblioteca Nacional de Venezuela. La Biblioteca y su gente. Biblioteca Nacional: historia. [página web]. http://www.bnv.gob.ve/?q=node/45 [Consulta: 20 de mayo 2015]
  • Historia de las bibliotecas nacionales de Iberoamérica : pasado y presente. 2ª ed. México: UNAM, 1995

Comentá esta noticia

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.