Todas las noticias de: Graciela Perrone

La BNM desarrolla acciones junto con otras instituciones nacionales e internacionales. Una de ellas es la Biblioteca Julio Cortázar de la Casa Argentina en París  emplazada en la Ciudad Universitaria.

Con la asistencia técnica de la BNM recuperó un papel importante al poner en valor el pensamiento, la historia, el arte y otras disciplinas a través de nuestros autores. […]

Los tres autores son homenajeados en el Día Internacional del Libro declarado por la UNESCO. Los tres fallecieron el mismo día del mismo año. Skakespeare y Cervantes conmovieron con su prosa y rima a la sociedad europea que había descubierto y conquistado a América. El Inca escribía desde el  Virreynato del Perú como cronista e historiador que demostró poder conciliar sus dos herencias culturales  en una producción literaria que alcanzó renombre internacional.

Escribió Los “Comentarios Reales de los Incas”, publicada en Lisboa, en 1609, sobre la historia, cultura y costumbres de los Incas y otros pueblos del antiguo Perú. Fue prohibido en todas las colonias de América, ya que ponía en valor la civilización de los Incas. Asimismo redactó otras obras importantes como “La Florida del Inca” (Lisboa, 1605), y la “Segunda parte de los Comentarios Reales”, más conocida como “Historia General del Perú” (Córdoba, 1617).

Estas obras están en el Tesoro de la BNM para consulta de investigadores.

Obras digitalizadas del Inca en la Biblioteca Digital Cervantes.

Samuel Beckett

El 13 de abril de 1906, en Dublin, Irlanda, nació uno de los escritores fundamentales del siglo XX: Samuel Barclay Beckett. Asistente de James Joyce y figura fundamental de una generación sobresaliente de escritores irlandeses, la narrativa de Beckett expresa el sinsentido de un mundo que había llegado a la Segunda Guerra Mundial en la que participó como mensajero de la Resistencia Francesa. Después de la experiencia bélica, toda su obra pasaría a tener una enorme coherencia en una lucha épica por vaciar, por quitar lo superfluo y llegar a una nada esencial ante un mundo que cada vez se mostraba más absurdo. Además de su afición por la música y diversos deportes, en su juventud estudió francés e inglés. Con los años, probaría escribir obras directamente en francés, a contrapelo de su lengua madre: “mi propia lengua cada vez se me antoja más un velo que ha de rasgarse para acceder a las cosas o a la Nada que haya tras él. La gramática y el estilo. Para mí son tan superfluos como el traje de baño en la época victoriana o el porte impertérrito de un caballero genuino. Mera máscara”. Así, cambió de lengua intentando llegar a una escritura sin estilo.

Sus experimentaciones literarias lo llevaron a discutir y romper cualquier categoría clásica de personaje, tema, espacio o tiempo narrativo. Todos los recodos donde el sentido busca asirse fueron atacados por Beckett con resultados superlativos, siendo los más notables, quizás, los de su dramaturgia. Esperando a Godot, de 1952, es su obra más popular y ha sido elegida como la pieza teatral más importante del siglo XX. Allí, Vladimir y Estragón esperan la llegada de un señor Godot que no se presentará a lo largo de toda la obra, al final de ambos actos, un niño anuncia que Godot llegará mañana. Ninguna convención teatral quedará en pie después de la pieza en los que se produce esa extraña sensación de que no ha pasado nada y, sin embargo, se ha ido la vida entera. Beckett armó una épica del fracaso, de las dificultades y, a su vez, de la imposibilidad del ser humano para dejar de insistir ante lo absoluto de la muerte, la falta de ley y el sinsentido. Se lo asoció con el teatro del absurdo, categoría que Beckett siempre rechazó. Para él, sus obras no tenían nada de absurdo.

Kit para armar

Dedicó sus esfuerzos también a la radio, la televisión y el cine, donde dirigió el corto Film, una de las últimas apariciones de Buster Keaton en pantalla. Samuel Beckett murió el 22 de diciembre de 1989, cinco meses después que su esposa Suzanne Déchevaux-Dumesnil.

Los textos de Beckett nos enfrentan con un límite, una rara perfección que surge a partir de su temible lucidez. Beckett esquivó la fama y los honores que su obra generó. Sin embargo, también fracasó en eso, ironía suprema de un autor fascinado con el fracaso. El Premio Nobel de Literatura de 1969 fue otorgado a Samuel Beckett “por su escritura que, a través de nuevas formas para la novela y el teatro, hace que la pobreza extrema del hombre moderno se vuelva su elevación”.

“Lo intentaste. Fracasaste. Da igual. Prueba otra vez. Fracasa otra vez. Fracasa mejor” – Beckett, Rumbo a peor.

Las obras de Beckett pueden ser consultadas en nuestra biblioteca.

Retrato de Domingo Faustino Sarmiento

El 15 de febrero de 1811, en la provincia de San Juan, José Clemente Cecilio Quiroga Sarmiento y Paula Zoila Albarracín Irrazábal bautizaban a su hijo con el nombre de Faustino Valentín Quiroga Sarmiento. Pasaría a la posteridad como Domingo Faustino Sarmiento. El nacimiento producido nueve meses después de la Revolución de Mayo era motivo de jactancia para el prócer. Para él, era la prueba de que lo había parido el país. “Soy hijo de la patria” le gustaba afirmar.

Su vida,  plagada de lucha,  tiene como norte una fe imperecedera en un futuro  glorioso. Las quince mil páginas que constituyen, al menos en su versión actual, sus obras completas, dejan testimonio de su actividad como pedagogo, político, militar y uno de los mejores escritores del mundo en el siglo XIX.

Su curiosidad infinita lo lleva a experimentar los más diversos intereses, a estudiar temas extravagantes pero siempre con la idea de hacerlos útiles para el país.

Fomentar la curiosidad del pueblo desde la edad temprana es, también, uno de sus mandatos. Todas las escuelas sarmientinas cuentan con laboratorios y con bibliotecas, a las que les reservaba un capítulo entero en la ley de educación 1420;  hasta sus detractores reconocen que en ese aspecto su labor de constructor de establecimientos educativos fue fundacional.

No es ajeno a las contradicciones, a la violencia en actos y palabras que a veces parecen enturbiar su figura.

“Las cosas hay que hacerlas. Mal, pero hay que hacerlas”,

dijo también Sarmiento. Hay una desesperación y un nervio en su pluma por esa voluntad creadora, una desesperación desde el deseo de armar una patria entera en el tiempo escaso de una vida.

Si su figura puede ser polémica, no pasa lo mismo con su legado. La configuración del país actual, y la del país futuro, es inconcebible sin la obra sarmientina. Son conocidas sus anécdotas en el Congreso, como senador afirmó

“No he de morirme sin ver empleados en ferrocarriles, en este país, ¡No digo 800.000 duros, sino ochocientos millones de duros!”.

Sarmiento exigió que consten en actas las risas burlescas de los senadores que obtuvo por respuesta:

“Necesito que las generaciones venideras sepan que para ayudar al progreso de mi país, he debido adquirir inquebrantable confianza en su porvenir. Necesito que consten esas risas, para que se sepa también con qué clase de necios he tenido que lidiar”.

Sarmiento vive como si cada paso que da está llamado a dejar huella en el porvenir. Configura un país a su imagen y semejanza para terminar presidiéndolo.

Terminaría sus días en el Paraguay, país que supo combatir con sanguinaria vehemencia. Deja un famoso testamento que reza:

“Nacido en la pobreza, criado en la lucha por la existencia, más que mía de mi patria, endurecido a todas las fatigas, acometiendo a todo lo que creí bueno y coronada la perseverancia con el éxito, he recorrido todo lo que hay de civilizado en la Tierra y toda la escala de los honores humanos, en la modesta proporción de mi país y de mi tiempo; he sido favorecido con la estimación de muchos de los grandes hombres de la Tierra; he escrito algo bueno entre mucho indiferente; y sin fortuna, que nunca codicié porque era bagaje pesado para la incesante pugna, espero una buena muerte corporal, pues la que me vendrá en política es la que yo esperé y no deseé mejor que dejar por herencia millares en mejores condiciones intelectuales, tranquilizado nuestro país, aseguradas las instituciones y surcado de vías férreas el territorio, como cubiertos de vapores los ríos, para que todos participen del festín de la vida, del que yo gocé sólo a hurtadillas”.

Foto: Domingo Faustino Sarmiento retratado por su nieta Eugenia Belín. Museo Histórico Sarmiento, Buenos Aires

Carlos-Linneo-Botánica-4

Te esperamos para formar parte de distintas actividades que incluyen exposiciones de arte, performances audiovisuales, espectáculos, visitas a la Pinacoteca y nuestra biblitoeca, tecnología y conocimiento.

En particular, la biblioteca será intervenida por la artista Fabiana Barreda con su proyecto  “Conocimiento” donde su producción audiovisual a través de imágenes de libros de la biblioteca interpelará la lectura y al lector. Aqui vemos dos de sus bellas video -imágenes inspiradas en las obras de Lineo y Borges! –

Borges - 3

También estarán  importantes personajes de nuestra historia de la educación, parte del despacho de Leopoldo Lugones y la exposición de arte de Graciela Genovés.

Te invitamos a recorrer el Palacio, su Pinacoteca, la BNM con todas las actividades preparadas para esta gran Noche

La Biblioteca Nacional de Maestros, en esta oportunidad Recuerda al Maestro Pablo Pizzurno (11 de julio de 1865 – 20 de marzo de 1940) en la fecha de su natalicio. El notable educador argentino además de su intensa labor dejó un gran número de escritos sobre temas escolares.

La imagen de Pablo Antonio Pizzurno es inborrable por las diversas tareas que llevó adelante en nombre de la docencia. Su tarea y misión docente fue la misma que compartió con sus hermanos Juan Tomás (7 de marzo de 1869 – 9 de agosto de 1945) y Carlos Higinio (11 de enero de 1871 – 5 de septiembre de 1948). Se puede ver a los tres maestros en la siguiente imagen, tomada de la placa conmemorativa que se encuentra en la Calla Pizzurno en homenaje a ellos.

La calle Pizzurno recuerda desde 1958 a los tres hermanos educadores, la calle tiene solo 100 metros y su numeración va del 900 al mil. El paseo público con el nombre de “Paseo de los Maestros” fue diseñado por el paisajista Carlos Thays, dato que explica la selecta variedad de árboles que se encuentran en el paseo de modo que se ve embellecido por las flores de los mismos que cambian de color según las estaciones del año, modificando la vista del la Biblioteca Nacional de Maestros ubicada en el Palacio Sarmiento, conocido por la gente como Palacio Pizzurno.

Pablo Pizzurno inició a numerosas generaciones en la lectura con el libro Pininos y dejó una basta colección de libros de su autoría que modificaron y enriquecieron el mundo de la educación. De los tres hermanos fue Pablo quien alcanzó celebridad dentro y fuera del país por ser un pedagogo y maestro cabal que trabajó con fuerza y perseverancia.

Con el correr del tiempo Pablo Pizzurno se transformó en un icono de la educación, lo que le permitió viajar a París para especializarse, allí se empapó de las técnicas educativas europeas, que luego introdujo y aplicó en la Argentina a través de dos proyectos personales: el Instituto Nacional de Enseñanza Primaria y Secundaria, y la revista La Nueva Escuela.

Entre los libros de su autoría se pueden mencionar: La educación en la CapitalDeficiencias de la educación argentina, Guía para la crítica pedagógica de las lecciones y  El libro del escolar: Segundo libro para niños de 8 a 10 años de edad, entre otros.

 

20170630_124744El programa Iberoamericano de bibliotecas públicas (IBERBIBLIOTECAS)  que integran Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, España, México, Paraguay y dos ciudades: la capital argentina y Medellín, Colombia  se reunió la semana pasada en  la biblioteca Ricardo Güiraldes, miembro de la RED de Bibliotecas Públicas de CABA. Asistieron representantes de doce instituciones nacionales y regionales quienes debatieron en por de poner en la agenda pública cultural y educativa la misión de estas instituciones como pivotes de la función social que pueden cumplir en los diferentes niveles jurisdiccionales, pero eminentemente en cada comunidad de los países de Iberoamérica.

Anfitrion Javier Martinez en la sede de la biblioteca Ricardo Guiraldes CABA

Javier Martínez, a través de la Dirección General del Libro, Bibliotecas y Promoción de la lectura del gobierno porteño fue la anfitriona de este congreso internacional. Plantear un trabajo colaborativo que , optimice recursos y comparta el sumarse a  políticas públicas culturales que revaloricen  el rol de las bibliotecas públicas en esta extensa y potente red es un desafío para la inclusión y formación de lectores en la región.

Las dos ciudades que participan en esta propuesta Medellín y CABA, y representantes de casi todos estos países:  Chile, Colombia, Méjico, Paraguay, España, Brasil, Costa Rica y Perú, expusieron sus planes de acción.

El día de cierre se organizó una reunión abierta en donde participaron la  Biblioteca Nacional Mariano Moreno, la CONABIP, la Biblioteca del Congreso Nacional, expertos bibliotecarios y funcionarios y ex-funcionarios de bibliotecas y archivos, y nuestra Biblioteca Nacional de Maestros.