Rosa Clotilde Sabattini
(1918-1978)


«...deseamos que El Monitor de la Educación Común sea eso: «nuestra revista», es decir, el trasunto de lo que el maestro piensa, de lo que es y de lo que ansía llegar a ser, no solo en su función técnica de enseñar sino en su vocación permanente de aprender y hacer.»

Rosa Clotilde Sabattini nació el 29 de octubre de 1918 en Rosario, y murió en Buenos Aires, el 25 de octubre de 1978. Criada en el seno de una familia vinculada a la política, su padre, Amadeo Sabattini, estuvo vinculado desde siempre al radicalismo, ocupando varios cargos en la gestión pública, entre ellos el de Gobernador de la provincia de Córdoba. Los hijos de Sabattini se educaron en dicha provincia, como Rosa Clotilde que realizó sus estudios de maestra normal en la Escuela Normal Alejandro Carbó de la ciudad de Córdoba.

A los 16 años conoce a un escritor radical, Raúl Barón Biza, de quien se enamora, pero su relación no recibe la aprobación de su familia y Barón Biza se ve obligado a raptarla y llevarla a Uruguay, donde se casan. Pasados unos años, la familia de Sabattini acepta esta unión y regresan a la Argentina. De su matrimonio nacieron tres hijos: Carlos, Jorge y María Cristina. Jorge, que se dedicó a la escritura, en El desierto y su semilla narra una parte de la historia de su malograda familia, donde toma la figura de su madre para convertirla en protagonista de su obra, señalando el grado de brutalidad que su padre ejerció sobre su madre.

En Buenos Aires ingresa en la Facultad de Filosofía y Letras, donde cursa la carrera de profesora de historia, obteniendo el título correspondiente. Luego gana una beca de perfeccionamiento en Suiza, para profundizar sus saberes en torno a la pedagogía y realizar observaciones sobre los métodos educativos europeos. Participó en la creación del Liceo de estudios secundarios de La Plata, donde dictó cursos de historia y literatura.

En paralelo a sus actividades pedagógicas, continúa su acción política dentro del radicalismo, destacándose como una defensora de los derechos de las mujeres; organizó y participó del Comité Universitario Radical, y desde allí activó leyes con perspectiva de género como el derecho a participar en las decisiones internas de los partidos políticos.

En 1949, participó del I Congreso Nacional Femenino, representando a su provincia, Córdoba. Años más tarde, en 1956, intervino en la Convención Nacional de la UCR (Unión Cívica Radical) impulsando la presencia activa y el desarrollo de las mujeres a nivel partidario, haciendo que esa fuerza se propagase por la sociedad, a través de congresos, comisiones y acciones que resuelvan los problemas de las mujeres en nuestro país. Al poco tiempo, en la UCR se produce un quiebre interno y surge una nueva línea política, la UCRI (Unión Cívica Radical Intransigente), liderada por Arturo Frondizi y a la que Rosa Clotilde adhiere, llegando con otro grupo de mujeres a pasar por la Cámara de Diputados de la Nación.

Ya como presidente de la Nación, Arturo Frondizi la convoca para presidir el Consejo Nacional de Educación (CNE), desde 1958 hasta 1962. En dicho organismo ejerce una brillante carrera, logrando sancionar bajo su gestión la «Reglamentación del Estatuto del Docente» (1959), donde señala: “…Para el docente, que tiene la seguridad plena que SU capacidad depende de sus aptitudes y posibilidades, habiéndose desterrado las injusticias, que creaban las situaciones de privilegio…”

Otra de las preocupaciones de gestión fue la educación rural, como lo vemos reflejado en su discurso de apertura del año educativo de 1960: «…El problema de la Escuela Rural es observado también desde distintos ángulos: preocupación de maestros por esas escuelas, edificios escolares, vinculación del maestro, etc. Este año, dentro del programa que realizará el Consejo con motivo del sesquicentenario de la Revolución de Mayo, figuran Jornadas Pedagógicas, que tienen por tema la Escuela Rural. (…) A todos preocupan nuestros problemas, pero en particular a quien en estos últimos momentos recuerda y desea a nuestros hijos una feliz tarea, coronada por el éxito de su promoción, que será el de su fortaleza espiritual, el de su riqueza intelectual y pureza moral. Desde hoy se inicia una nueva etapa, acompañada por el mejor guía: su maestro…»

Durante su gestión también se retoma la publicación periódica de El Monitor de la Educación Común, que de esa manera regresó como un vehículo de comunicación entre los docentes y la burocracia estatal: “…Nos interesa la crítica, elogiosa o no, de cada número de nuestra revista porque deseamos que EL MONITOR DE LA EDUCACION COMUN sea eso: «nuestra revista», es decir, el trasunto de lo que el maestro piensa, de lo que es y de lo que ansía llegar a ser, no solo en su función técnica de enseñar sino en su vocación permanente de aprender y hacer…”

Una vez retirada de su cargo en el CNE, continúa participando a nivel internacional en distintos encuentros de educadores y congresos relacionados con los derechos de la mujer hasta que, en 1964, un hecho infortunado marca su vida para siempre: en plena gestión de su divorcio, coordina un encuentro con su ex marido con el objeto de ultimar detalles legales de la tramitación. Barón Biza la invita a tomar un whisky luego de la reunión, y Rosa Clotilde accede amablemente, desconociendo lo que viviría instantes después: en forma intempestiva, su ex marido le arroja en pleno rostro un vaso lleno de ácido sulfúrico. Ese corrosivo líquido penetró en la piel de Rosa Clotilde con consecuencias fatales: quedó desfigurada debido a las terribles heridas que había sufrido en su rostro. Aunque recurrió durante años a la consulta de especialistas nacionales y europeos, no pudieron reconstituir su piel. Al dolor físico se sumó el psicológico. Nunca pudo volver a ser la misma. En 1978 decide terminar con su vida abruptamente.

Rosa Clotilde Sabattini fue una mujer marcada por la presencia de dos hombres, su padre y su marido, que la hostigaron de distintas maneras. Nadie como ella sufrió en forma tan lacerante la violencia patriarcal, pero que nunca renunció a la lucha de los derechos de la mujer, llegando a ocupar lugares en la gestión pública que le permitieron batallar en pos de lograr nuevos espacios para la mujer, sin olvidarnos del espacio preponderante que ocupó en la educación.


Las obras de Rosa Clotilde Sabattini


Al magisterio. En: El Monitor de la Educación Común. Año 69 (1959), no. 925


Calendario escolar para el año 1960. En: El Monitor de la Educación Común. Año 70 (1960), no. 928


Discurso de la Presidenta del Consejo Nacional de Educación en el acto de apertura del curso escolar de 1961. En: El Monitor de la Educación Común. Año 71 (1961), no. 936



Proyecto Principal de Unesco ‘Extensión de la Enseñanza Primaria en América Latina’: informe de la representante del Gobierno Argentino. Buenos Aires: Consejo Nacional de Educación, 1960



Rosa Clotilde Sabattini en tiempo presente


Clotilde Sabattini, presidenta del Consejo Nacional de Educación

La pedagoga y funcionaria del gobierno explica la iniciativa de comprar libros para niños pobres. Arturo Frondizi la designa, en 1958, presidenta del Consejo Nacional de Educación. Fue esposa del escritor Raúl Barón Biza, del que recibió un ataque físico irreparable con ácido en su rostro.

Clotilde Sabattini, presidenta del Consejo Nacional de Educación